WORLD OF NARNIA

Bienvenido al mundo de Narnia donde seras un narniano feliz
 
PortalÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Entren a : http://programasnuevos.foroactivo.mx/ para obtener los programas de diseño para crear videos fotos como la del foro.

Comparte | 
 

 La Tiara de Cristal

Ir abajo 
AutorMensaje
Itzel Pole de Poulter
Guardian
Guardian
avatar

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 29/12/2010
Edad : 23
Localización : Anvard, Archenland

MensajeTema: La Tiara de Cristal   Miér Dic 29, 2010 11:30 pm

bueno pues aqui les pongo la sinopsis y dos capitulos de mi primer fic, espero que les guste y porfa comenten!!!


La tiara de cristal

-Realmente hubo un accidente de ferrocarril-dijo Aslan con suavidad-.Vuestros padres y vosotros estáis como acostumbráis a llamarlo en el país de las sombras, muertos. El trimestre ha finalizado: empiezan las vacaciones. El sueño ha terminado: ha llegado la mañana.

-Lu, Lu, despierta, ya es hora del desayuno-dijo la voz que más le gustaba a Lucy oír, la de Peter.

Lucy despertó y vio algo que sencillamente no esperaba ver, ella se encontraba realmente confundida puesto que lo último que recordaba antes de haber tenido aquel sueño tan maravilloso donde ellos morían, Narnia era destruida y después reemplazada por la nueva Narnia (que era mucho mejor que la primera), era cuando estaba acostada en su cama,( en su casa, en Londres) justo unos segundos antes de quedarse completamente dormida, en los cuales contemplaba a Susan regañando a Jill y a Peter defendiéndola como siempre. Y ahora que se despertaba se encontraba en un lugar al parecer muy oscuro, el cual estaba iluminado (no del todo) por antorchas. Lucy descubrió que a unos escasos 5 metros de distancia de donde se encontraba ella se encontraba Jill, la cual estaba recostada encima de una piedra cuadrada que se encontraba partida por la mitad, a lado de ella estaba Edmund junto con un grupo de criaturas narnianas las cuales lloraban amargamente. En ese instante Lucy descubrió dos cuestiones muy importantes, la primera era que se encontraban en el altozano de Aslan (la mesa de piedra) en Narnia!!! Y la segunda era la más terrible ya que Lucy comprendió que Jill estaba muerta, lo más extraño era que Jill llevaba puesta una tiara de cristal que parecía la de una gran reina.

El rey Tirian ha muerto, se ha desatado el desorden en Narnia, las islas solitarias deciden iniciar una batalla para independizarse de Narnia, Calormen aprovecha la situación y decide atacar a Narnia, Jadis ha resucitado y el rey de Archenland persuadido por Jadis decide declararle la guerra a Narnia. Es el año 2555 en Narnia y se ha desatado el caos en el reino y por si fuera poco se ha creado el más terrible rumor o noticia en toda la historia de Narnia, Aslan ha muerto!!!

Narnia…, la tierra donde se ha desatado el caos…, donde hay sed de venganza…, donde hay una red de mentiras y engaños…, donde se viven grandes aventuras…, donde surgen historias de lealtad y valentía…, donde crece un amor escondido.

Narnia la tierra donde todo puede suceder.


CAPITULO 1 ¡SE ME HA OLVIDADO ALGO!

-Realmente hubo un accidente de ferrocarril-dijo Aslan con suavidad-.Vuestros padres y vosotros estáis como acostumbráis a llamarlo en el país de las sombras, muertos. El trimestre ha finalizado: empiezan las vacaciones. El sueño ha terminado: ha llegado la mañana.

-Lu, Lu, despierta, ya es hora del desayuno-dijo la voz que más le gustaba a Lucy oír, la de Peter.

Lucy despertó y vio algo que sencillamente no esperaba ver, ella se encontraba realmente confundida puesto que lo último que recordaba antes de haber tenido aquel sueño tan maravilloso donde ellos morían, Narnia era destruida y después reemplazada por la nueva Narnia (que era mucho mejor que la primera), era cuando estaba acostada en su cama,( en su casa, en Londres) justo unos segundos antes de quedarse completamente dormida, en los cuales contemplaba a Susan regañando a Jill y a Peter defendiéndola como siempre. Y ahora que se despertaba se encontraba en un lugar al parecer muy oscuro, el cual estaba iluminado (no del todo) por antorchas. Lucy descubrió que a unos escasos 5 metros de distancia de donde se encontraba ella se encontraba Jill, la cual estaba recostada encima de una piedra cuadrada que se encontraba partida por la mitad, a lado de ella estaba Edmund junto con un grupo de criaturas narnianas las cuales lloraban amargamente. En ese instante Lucy descubrió dos cuestiones muy importantes, la primera era que se encontraban en el altozano de Aslan (la mesa de piedra) en Narnia!!! Y la segunda era la más terrible ya que Lucy comprendió que Jill estaba muerta, lo más extraño era que Jill llevaba puesta una tiara de cristal que parecía la de una gran reina.

Para que se entiendan mejor la historia he decidido relatarla desde días antes.

7 de Diciembre de 1949

Las doradas y tostadas hojas de invierno golpeaban la ventanilla, los dedos de la niña de ojos grises, cabello cobrizo, largo y ondulado golpeaban la ventanilla, ella intentaba seguir las hojas con su dedo índice pero la mirada de el niño con ojos grises, cabello rubio y con pecas en la cara, el cual estaba sentado en frente ejercía una enorme presión en ella lo cual le impedía que siguiera las hojas con su dedo. Ella sabía que eso le molestaba a su compañero, sin embargo no podía evitar dar pequeños golpecitos con sus dedos en el vidrio frio de la ventanilla del tren, era como siguiera la tonada de una canción, pero no cualquier canción sino una canción mágica.

-Pole, ya estamos llegando a la estación-le dijo el niño con un tono tan seco que parecía que estuviera enojado con ella-recoge tus cosas.

-Si-le contesto Pole en tono cortante.

Eran las 11:45 am,( un día naturalmente nublado de otoño) en la estación de ferrocarriles Kings Cross en Londres, Inglaterra cuando llego el tren de la empresa Great Northern Railway con 15 minutos de retraso, este venia de Cambridge y se había estacionado en el andén 8.

Los pasajeros empezaron a descender vertiginosamente y los niños entre aquella aglomerada masa de personas intentaron descender rápidamente ya que iban algo retrasados debido a que el tren se había tardado mucho en la estación de Cambridge.

-Cuídame esto Pole mientras yo voy a conseguir un taxi-le dijo el niño.

-Si, Scrubb-le contesto Pole.

Si aquellos niños eran Eustace Scrubb y Jill Pole. Ambos habían viajado juntos en tren desde Cambridge, ya que ambos residían allá, y ahora se encaminaban rumbo a la casa de los Pevensie para pasar allí la navidad.

Eustace consiguió un taxi, le ayudo al chofer a subir todas las maletas y se adentro en el asiento del co-piloto. Disfruto mucho el camino rumbo hacia la casa de los Pevensie , el panorama era hermoso, no tan hermoso como el de Narnia pero aun así era hermoso y además Pole no hacia ningún tipo de sonido o comentario lo que hacía aun más placentero el recorrido, imagina ir en un auto viendo un paisaje hermoso y sin ningún ruido que perturbe su belleza, pues eso mismo era lo que sentía Scrubb. Durante el resto del camino nadie dijo nada, ni siquiera el chofer. Aunque Scrubb tenía la sensación de que le faltaba algo, <> pensaba constantemente.

Ya era el mediodía cuando el taxi se adentro en el enorme jardín delantero que tenía la casa de los Pevensie, se estaciono enfrente de la casa y ahí estaban esperando con ansias su llegada Peter y Lucy, de pie entre la casa y el taxi. Peter ayudo a Scrubb a bajar las maletas mientras el Sr. Pevensie le pagaba al taxista, después el taxista se fue y entonces empezaron los saludos y abrazos y también el momento más esperado, Eustace les presentaría a Jill de la cual tanto les había hablado.

-Chicos, ella es Pole, Jill Pole-les dijo Eustace con aire triunfal, como si se sintiera orgulloso de ella.

-¿Dónde está que no la veo?-le respondió Lucy algo confundida pues no lograba ver a alguien.

-Pero si aquí…oh no!!!-Dijo Scrubb muy alterado-se me ha olvidado en la estación!!!.

-¿Qué?-dijeron Peter y Lucy en unisonó.

-¿Cómo se te pudo olvidar una persona?-dijo Lucy algo irritada.

-¿Se te olvido? o ¿La dejaste a propósito?-dijo Peter en tono burlón.

-Qué se me ha olvidado he dicho- dijo con un tono de voz más elevado que de lo normal-no me atrevería a dejarla sola en una estación de tren de una ciudad que ni conoce-añadió con tono melancólico.





CAPITULO 2 EN LA ESTACION DE TRENES

Mientras Eustace estaba en el taxi rumbo a la casa de los Pevensie, Jill se encontraba sola en la estación de trenes.

El cielo era un cielo normal de un invierno que acaba de comenzar. Jill se encontraba de pie en la orilla de una calle que pasaba por el frente de la estación, Jill saboreaba una deliciosa manzana acaramelada la cual había sido la culpable de que se quedara en la estación.

Solo le quedaban 3 libras lo suficiente como para tomar el autobús, pero había un problema, Jill había guardado la dirección de la casa de los Pevensie en su maleta y no sabía cómo llegar, ni siquiera conocía Londres ya que nunca había estado ahí. Entonces Jill hizo lo que antes hubiera considerado algo disparatado, pero después lo hubiera considerado su salvación, aunque en ese momento lo consideraba necesario. Opto por preguntar a todas las personas con quien se topaba si sabia donde Vivian los Pevensie. Así que puso manos a la obra y empezó a preguntar a todo aquel que pasara por la calle lo siguiente <>, aunque nadie sabía cómo llegar, mientras en sus pensamientos se decía así misma <>.

Jill decidió cruzar la calle, la cruzo sin fijarse ya que estaba refundida en sus pensamientos, ella pensaba <> en eso Pole escucho un rugido ensordecedor que la despertó de sus pensamientos e inmediatamente sintió que algo la aventó, no la golpeo, pero la aventó y cayó al suelo, entonces se dio cuenta que un chico en una bicicleta la había atropellado o casi ya que esta no le pego directamente sino que le paso rozando y la empujo.

El chico de la bicicleta inmediatamente se detuvo y corriendo se acerco hacia Jill, entonces Jill pudo contemplar que este era guapo, tenía el cabello negro y ojos azules. El chico le tendió la mano cortésmente a Jill mientras esta embobada le daba su mano, ella se paro y después de un segundo de quedar hipnotizada despertó.

-Manzana!!!-fue lo primero que le dijo Jill al extraño.

-¿Qué?-le respondió este.

-Mi manzana, mi manzana acaramelada, ¿Dónde está?-le grito Jill.

-No sé de qué me estás hablando-le espeto el joven.

-Ella estaba en mi mano, cuando de repente TUUUU me empujaste con tu bi-ci-cle-ta-le contesto Jill de una manera muy histérica.

-¿así?-le pregunto el joven en tono burlón.

-Siiiiiiiiii-le grito Jill.

El joven, al ver lo histérica que estaba Jill se le dibujo una sonrisa en su rostro, pues en verdad si da un poco de gracia ver cuando Jill se vuelve loca, además aquel joven pensaba <>.Cuando de repente Jill grito con voz chillona:

-Mi manzana!!!, ahí está!!-y mientras decía esto apunto hacia el pavimento donde se encontraba su manzana tirada, camino hacia ella y la contemplo con mirada perdida.

-¿Estás bien?-le pregunto el apuesto joven.

-Sí, eso creo-le contesto algo deprimida-solo que… mi día no podría ir peor, primero mi novi…amigo!!! Quise decir amigo.

-No, tu quisiste decir…-le espeto el chico.

-No, no, yo quise decir amigo-le contesto algo nerviosa Jill-si bueno mi amigo se enojo conmigo, no sé por qué razón, pero, no me hablo en todo el camino de Cambridge, hasta acá, después cuando llego ahora resulta que tú me atropellas y entonces haces que se caiga mi manzana,-el chico intentaba hablar pero este no lo hacía ya que Jill no dejaba de hablar- ahhhh y por si fuera poco mi amigo se olvido de mi, si, así como escucháis, el me dejo, aquí en la estación de trenes ya que al momento de que el subió las maletas al taxi me dijo: Pole súbete al taxi, yo le dije que si, después vi a un señor que vendía manzanas acarameladas, lo alcance, me compre una y cuando regrese el ya no estaba y yo ni siquiera sé donde me encuentro y ahora tengo que encontrar la casa de unos tal Pevensie, la cual no sé donde diantres se encuentra y todo por culpa de una manzana acaramelada y del tonto de EUSTACE SCRUBB!!!, ahh ¿quieres decir algo? Pues adelante.

-Yo soy primo de Eustace Scrubb, soy Edmund Pevensie-le dijo el chico a Jill.

Jill sintió que se le helaba la sangre, pues a pesar de que nunca había conocido a Edmund en persona, si había oído hablar mucho sobre él y más cuando los padres de Scrubb la querían comprometer con Edmund. Y nunca se imagino que conocería a su futuro “esposo” de esa manera.

-Soy… Jill… Pole- le dijo Jill con una voz casi desfayesiendose.

-Sí, lo sé- le dijo Edmund con tono solemne.

-Mucho… gusto… Edmund…Peven…-y en ese momento Jill se desvaneció y cayó sobre los brazos de Edmund.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The king Peter
King of Narnia
King of Narnia
avatar

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 06/08/2010
Localización : Cair Paravel

MensajeTema: Re: La Tiara de Cristal   Jue Dic 30, 2010 12:32 am

Muy bonita tu historia escribe mas

_________________
En nombre del océano del oriente les presento a a Reina Lucy "La Valiente"
En nombre del bosque de occidente el Rey Edmund "El Justo"
En nombre del radiante sol de sur la Reina Susan "La Benevola"
En nombre del claro cielo del norte el Rey Peter "El Magnifico"




SI QUIERES SER U GUARDIN OF CAIR PARAVEL, GUARDIAN OF NARNIA O NOBLEZA NARNIANA ME PUEDES MANDAR UN MP O CONSULTARME POR CHAT ON-LINE
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narniaofworld.forospanish.com
Itzel Pole de Poulter
Guardian
Guardian
avatar

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 29/12/2010
Edad : 23
Localización : Anvard, Archenland

MensajeTema: Re: La Tiara de Cristal   Vie Dic 31, 2010 12:11 am

o que bueno que te guste, tambien me gusta tu historia,
y aqui van otros capis estare publicando de dos en dos hasta llegar al 21, que es hasta donde he escrito

CAPITULO 3 “QUIERO ESTAR CONTIGO POR SIEMPRE HASTA LA MUERTE”

-ayyy, ayyyy, dijiste que no dolería y me ardeee-se quejo Jill.

-Tranquila Pole, solo es un ratito-se justifico Eustace.

-Bueno, y ¿hasta cuándo vamos a estar así?-pregunto Jill.

-Mmm…hasta que haga costra-contesto Eustace, mientras una gota de sangre se deslizaba por su brazo.

-¿Queee?, pero… diantre, ¿Cuánto se tardara eso?-le dijo Jill un tanto preocupada.

-No lo sé-contesto Eustace-pero mira el lado positivo Pole, desde aquí tenemos una hermosa vista del paramo.

-Eustace-dijo Jill sonrojándose.

-¿Si?-contesto Eustace algo extrañado ya que Jill nunca le llamaba por su nombre de pila.

-Cuando seamos adultos… quiero… casarme… contigo-le dijo Jill un tanto apenada.

-Oh… claro…espera…¿Qué?...pero…¿ por qué?...digo no es que te este rechazando ni nada por el estilo…pero…¿Por qué?-le contesto Eustace muy nervioso.

-Es que…quiero estar contigo…por siempre-le dijo Jill lentamente-yo no quiero que nos separen de nuevo.

-Oh…pero Jill…siempre estaremos juntos…por siempre…hasta la muerte-le espeto Eustace.

-¿En serio?-le pregunto Jill un tanto ilusionada.

-Pero por supuesto, si no, no seriamos hermanos de sangre-le dijo Eustace.

-¿de sangre?... pero si…-decía Jill cuando Eustace la interrumpió.

-Exacto, para que crees que mezclamos nuestras sangres…ah…y hablando de sangres esto ya hizo costra-dijo Eustace mientras separaba su mano de la de Jill lentamente.

-Recorcholis, pero si ya ha costrado, genial-dijo alegremente Jill cuando de repente apareció Jeniffer Pattinson.

-Por fin…-exclamo Jeniffer-aquí estas Pole, sabes no te encontraba por ningún lado.

-¿Qué se te ofrece?-Jill contesto con un tono cortante ya que Jeniffer no le caía bien.

-Pues, la directora te manda llamar, dijo que fueras a su oficina de in mediato-añadió Jeniffer y entonces se marcho. Una vez que su figura desapareció de la vista de los niños Eustace inquirió.

-¿y ahora que hiciste?

-Pero si no he hecho nada, no se para que me querrá.

Jill se puso en pie, dio unos cuantos pasos en la dirección por la cual se había ido Jeniffer, volteo y le dijo a Eustace:

-Scrubb,¿ que no vienes?

-oh…claro-le respondió este.

Caminaron juntos por el jardín de la escuela experimental, después ingresaron al edificio mayor, al área habitacional, de pronto Jill diviso su cuarto no muy lejos de ahí y entonces corrió hacia el y Eustace corrió detrás de ella.

-¿Qué pasa Pole?-esas son mis cosas, se las llevan-anuncio Jill.

-Oh no-respondieron ambos al unísono.

Ambos se imaginaban de que se trataba pero ninguno acertó, en lo que si acertaron fue que de eso quería hablar la directora con Jill.Cuando llegaron a la oficina de la directora, antes de que Jill se adentrara en ella se dirigió hacia Eustace.

-Scrubb, esperame aquí-le ordeno Jill.

-Ammm…si…claro-le contesto Eustace medio dudoso.

Jill entro lentamente a la oficina de la directora, adentro había 3 hombres, uno era un soldado y los otros 2 estaban vestidos con un traje y camisa negra, inmediatamente cuando Jill entro cerraron la puerta, pero puesta que esta era la mitad de abajo madera y la mitad de arriba vidrio, Eustace pudo contemplarlo todo. Eustace noto que la directora se mostraba algo seria, esta hablo pero Scrubb no pudo oír ni una de las palabras que salían de su boca, después Jill se puso sus manos en su rostro y después empezó a gritar muy fuerte, tanto que Eustace la podía oír pero no le entendía nada debido a que el sonido se deformaba por las paredes y la puerta. Jill se estaba desfalleciendo, ella lloraba, pero lloraba en serio, después se le lanzo al soldado, lo jalo de la camisa mientras ella le decía algo entre lo que parecían ser sosollos, este le respondió y entonces Jill cayó al piso. De pronto Eustace escucho una voz muy familiar detrás de el, Eustace volteo y entonces vio a su madre Alberta.

-Mama…pero ¿qué haces aquí?-le dijo Eustace muy asombrado.

-Sabes, se suponía que si los padres de Jill, AMBOS, morían tu papa y yo seriamos los tutores legales de Jill…pero…con eso de la fortuna de Jill y de que su padre era soldado en la guerra ahora se tendrá que hacer un juicio-le contesto Alberta como si hubiera ignora do su pregunta.

-¿Qué?, ¿cómo que si morían?, ¿Cómo que era?, debiste haber dicho muere, debiste haber dicho es-le dijo Eustace algo nervioso, pues ya empezaba a imaginarse que sucedía.

-No, lamentablemente, no-le contesto Alberta fríamente.

En eso los hombres de traje intentaban llevarse a Jill, abrieron la puerta y la sujetaban mientras Jill manoteaba y gritaba con todas sus fuerzas <> y este corrió rápidamente hacia ella.

-Eustace!!!...por favor…no dejes que me lleven…no dejes que me separen de ti…lo prometiste!!!!...recuérdalo…me lo prometiste!!!-Jill gritaba mientras poco se iba alejando de el.

La directora contemplaba toda la escena, a un lado de Scrubb.

-Sra. Directora ¿A dónde la llevan?-le pregunto Eustace a la directora.

-A un orfanato, por supuesto!!!-exclamo la directora.

Eustace se fue corriendo por la dirección que habían tomado ambos hambres, la cual era hacia la entrada principal de la escuela. Ambos hombres salieron del edificio con Jill, entonces a la fuerza subieron a Jill a un coche color negro, el coche arranco y en ese mismo instante Scrubb salía corriendo de la escuela.

El coche estaba avanzando con Jill adentro y Scrubb persiguiéndolo.

-Pole!!!-grito Scrubb con todas sus fuerzas.

Jill iba sentada en el asiento de atrás y cuando escucho la voz de Eustace enseguida volteo hacia atrás ella lo vio a él corriendo hacia ellos y el la vio asomarse por la ventana, ella golpeo el vidrio de la ventana mientras el coche daba la vuelta en una calle, Scrubb perdió de vista al coche y entonces se puso las manos en su rostro y se sentó en el pavimento cuando de pronto un coche hizo sonar el claxon y entonces Eustace despertó.

Todo había sido un mal sueño, el aun estaba ahí sentado en el piso junto a una cama en la cual Jill descansaba, ella aun se encontraba dormida, Eustace no quiso despertarla así que se recargo en la cama a los pies de Jill y se puso a pensar, pensó y pensó, Eustace pensó tanto que de pronto se volvió a quedar dormido.

CAPITULO 4 “ALICE”

Era un cuarto que solo lo alumbraba una pequeña vela en una pequeña mesita, a lado de la mesita estaba una cama, en la cama estaba acostada una mujer de cabello negro y ojos grises, la mujer tenía un aspecto muy enfermo y se notaba que eran sus últimos minutos cuando de repente se abrió una puerta, de la puerta salía mucha luz, de ella salió una pequeña niña la cual se acercaba hacia la cama de la mujer.

-Hija mía, ven aquí-le dijo la mujer con una voz muy frágil.

-Mami-le respondió la dulce voz de la pequeña.

-Mi pequeña princesa,…dentro de poco abandonare este mundo y me hire a uno mucho mejor…me perderé muchas cosas de tu vida,… tu graduación,… tu boda,… el nacimiento de mis nietos.

-Mama no-le dijo la niña con lágrimas en los ojos.

-Yo se que en la ausencia de tu padre, … los Clarence te cuidaran como si fueras de su familia …y …que la nana Charlotte te cuidara como si fueras su hija…pero…por favor querida mía…prométeme algo-le rogo la madre.

-Lo que quieras-le contesto la niña llorando.

-Prométeme…que cuando te cases… vaya a ser con un buen hombre…que te aprecie y te ame tanto como tú a él…-le dijo la madre con un hilo de voz.

-Lo prometo Ma-contesto la niña sin parar de llorar.

-Ahora…por favor no llores…y…quiero que me perdones…por favor…perdóname porque no estaré ahí cuando más me necesites…perdóname…por qué… no estaré contigo en las buenas y en las malas…y…sobre todo…perdóname…por que me perderé los mejores momentos de tu vida…porque… no estaré ahí para apoyarte…por que…. te dejare sola en este mundo cruel…y…cuando tu padre regrese de la guerra…dile que lo ame hasta mi último aliento…Jill…perdo…na…me.

Y en ese mismo instante la mujer murió, la niña lloro y lloro hasta que la puerta se abrió y entonces Jill despertó llorando de su triste sueño <> se decía una y otra vez <<¿Por qué?>> cuando de reojo vio a Scrubb sentado en el suelo a los pies de la cama.

-¿Scrubb? ¿Estás bien?-le dijo Jill mientras poco a poco se acercaba a donde se encontraba el.

-Elizabeth, el no te oirá, el está dormido-le dijo una dulce voz a Jill.

Jill volteo y vio a una joven de cabello y ojos negros sentada en un sofá que estaba situado en una esquina de la habitación.

-Tu…como…-le contesto Jill cuando fue interrumpida por la joven.

-Elizabeth, ¿has soñado con Elizabeth, verdad?-le interrumpió la joven.

Jill asintió con la cabeza.

-¿Qué has visto?-le pregunto la joven.

-La he visto…en el momento de su muerte- lentamente le contesto Jill.

-Oh, pero si aun no me he presentado con vos, pero que grosera soy ¿verdad?, mi nombre es Alice, Alice Scott-se presento la joven ante Jill.

-Yo soy Pole, Jill Pole-y le tendió la mano a la joven, al momento de que ambas estrecharan sus manos Jill sintió un horrible ardor en su mano, después sintió un poco de liquido en su mano y cuando la vio ahí estaba, había sangre en su mano, ella se había cortado, pero no entendía como y lo más extraño fue que tenia la cortada en el mismo lugar donde se había cortado para mezclarse con Scrubb.

-¿Hace cuanto murió tu madre?-le pregunto Alice.

-¿Hee?-le respondió Jill.

-que ¿hace cuanto murió Elizabeth?-le dijo Alice.

-Hace 8 años-respondió Jill.

-Y ¿desde hace cuanto vives con los Scrubb?-pregunto Alice.

-Desde que murió mi padre, en el 44, vivo con ellos desde hace 5 años-respondió Jill.

Jill empezó a mirar fijamente el suelo y Alice se le quedo viendo extrañada.

-¿Qué pasa querida?-le dijo Alice.

-Mi madre murió cuando yo tenía 8 años y mi padre murió cuando tenía 11, y literalmente estoy sola en este mundo-respondió Jill tristemente.

-Ja!, 16 años y aun no te has dado cuenta de lo que sientes, bueno tarde o temprano será-le dijo Alice como si la conociera a la perfección.

-¿he? ¿De que estas…?-dijo Jill cuando escucho la voz de Eustace.

-Pole, ¿Con quién hablas?-pregunto Eustace medio dormido.

-Con ella, te presento a…-dijo mientras señalaba al sillón de la esquina.

-el sillón, que graciosita Pole-le dijo Eustace medio enojado.

Jill volteo inmediatamente hacia donde estaba Alice, pero ella ya no estaba allí, ella simplemente no lo entendía, porque hace un segundo estaba ahí sentada y ahora ya no lo estaba.

-Pole!!!¿qué te has hecho?- pregunto Eustace mientras se dirigía hacia donde estaba Jill.

La mano con la que Jill apuntaba era la misma en la que se había cortado y ahora sangraba mucho más.

-Pole, ¿Qué paso?-le dijo a Jill.

Scrubb iba a tomar la mano de Pole para verificar que le había sucedido cuando noto que su mano también sangraba y al igual que Jill sangraba justo donde había quedado la marca del juramento de sangre que años atrás habían hecho en Bristol, en la escuela. Ambos se quedaron atónitos, y entonces se quedaron contemplándose fijamente a los ojos, como si hubiera desconfianza entre ellos, ninguno de los dos entendía lo que estaba ocurriendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Tiara de Cristal   

Volver arriba Ir abajo
 
La Tiara de Cristal
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Base de cristal HUM para mi Project Debut III
» Lluvia tras el cristal
» pedido de gambas red cristal
» La niña de cristal
» El castillo de cristal - Janette Walls

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
WORLD OF NARNIA :: Arte y Creatividad :: FanFics y FanArts-
Cambiar a: